28 de junio de 2013

Reviews Express.

Por Fernando Suarez.


-BoySetsFire "While a nation sleeps..." (2013)
Tras siete años de silencio discográfico, vuelve una de las bandas pioneras en eso de combinar agresión, emotividad, melodía y compromiso político. El sonido y la impronta del grupo se mantienen intactas (siguen siendo capaces de moverse entre el Hardcore más rabioso y el Emo más conmovedor) y , a pesar de los años, no han perdido ni un ápice de intensidad.


-Face to Face "Three chords and a half truth" (2013)
Con veinte años de carrera y una discografía nada despreciable a cuestas, Trever Keith y los suyos prueban que se puede ser adulto y seguir haciendo Punk melódico de calidad. Aparte, este disco se lleva el premio a "Mejor título del año".


-The Black Angels "Indigo meadow" (2013)
Los hipsters texanos siguen anclados en el Rock Psicodélico de décadas pasadas pero prestándole cada vez más atención a la redondez de las canciones. Lo cual es algo bueno, desde ya.


-Of Cabbages And Kings "Face" (1988)
Un grupo neoyorquino de fines de los ochentas con gente que, en algún momento, también formaría parte de grupos como Swans, Foetus, Prong, Godflesh, Pigface, Live Skull y la orquesta de Glenn Branca. Noise-Rock de calidad o le devolvemos su sótano herrumbroso y maloliente.


-Gruntruck "Push" (1992)
Nacido originalmente como un proyecto paralelo del cantante y el baterista de Skin Yard junto al guitarrista de The Accüsed, para la época de este segundo disco (y con Skin Yard ya disuelto), Gruntruck ya era una entidad con peso propio. Y digo peso porque estos oriundos de Seattle rivalizaban en contundencia y densidad riffera con los momentos más espesos de bandas como Soundgarden o Alice In Chains que, por cierto, le debían un par de ideas (y, en el caso de Soundgarden, un baterista) a Skin Yard. Si a eso le suman algún que otro riff entrecortado a la Helmet y unas canciones con un gancho tan oscuro como irresistible, aquí tienen un bocado que deleitará a paladares noventosos.


-Excuse 17 "Such friends are dangerous" (1995)
Si, con algo de imaginación, podemos ver a Sleater-Kinney como la versión femenina y Queer de Fugazi, entonces, esta banda previa liderada por Carrie Brownstein bien podría ser considerada (al menos, en términos de intensidad y desgarro emocional) como la versión femenina y Queer de Rites Of Spring.


-Black Lung "The disinformation plague" (1996)
Explorar lo que pasa por la cabeza de David Thrussell a través de su longevo proyecto Black Lung no es tárea fácil pero, para aquellos que se sientan aventureros (y tengan cierto gusto por los sonidos electrónicos más experimentales y las atmósferas paranoicas) , guarda grandes recompensas.


-Nightstick "Blotter" (1996)
Nacidos de las cenizas de los legendarios Siege (considerados precursores del Grindcore y sus varios sub-géneros), Nightstick debutaba con este corrosivo desparramo de densidad Melvinesca ideal para derretir neuronas entre acoples, riffs enlodados y climas psicóticos.


-Longstocking "Once upon a time called now" (1997)
Es una verdadera pena que este grupo haya durado tan poco (de 1995 a 1998) y que sólo llegara a registrar este único larga duración. Cuatro chicas (todas ellas lesbianas) tomando las melodías más bellas de bandas como The Breeders o That Dog (inclusive algunos de esos deliciosos juegos vocales) y fundiéndolas con disonancias y complejidades rítmicas y armónicas dignas de grandes como Fugazi, Jawbox o Sleater-Kinney. Un auténtico manjar.


-Coàgul "Semanario químico" (2011)
Desde Cataluña (España), Marc O'Callaghan nos trae su proyecto de Noise minimalista, místico y esotérico. La parte instrumental es más que interesante pero las voces se hacen un tanto difíciles para mis oídos poco habituados al acento ibérico. Si pueden superar ese pequeño escollo, he aquí un material nada despreciable.

26 de junio de 2013

Farrokh Bulsara Project - El Fuego de las Cenizas


Farrokh Bulsara no es Freddie Mercury, es Alfredo de Gran Cuervo. Y se ha despachado con otra hermosa canción acústica en la vena de su anterior El Amor como Anarquía del Alma. Este nuevo disco tiene un aire mucho mas relajado y volador, menos visceral, aunque no por ello menos emotivo. La ambientación de la música se ha vuelto mucho mas intimista, con toques melancólicos (bueno, casi siempre presentes en la música del Farrokh platense) y hasta folklóricos. Para todo aquel amante de la música acústica, he aquí El Fuego de las Cenizas.


Bajátelo acá.

19 de junio de 2013

Reviews Express

Por Fernando Suarez.


-Deathfix "Deathfix" (2013)
Más conocido como el exhimio baterista de leyendas del Punk washingtoniano como Rites Of Spring, One Last Wish, Happy Go Licky y Fugazi, Brendan Canty deja las baquetas de lado y le pone voz y guitarra a este nuevo grupo que nace cuando él y Rich Morel (aquí tecladista y cantante también) descubren (durante una gira como integrantes del grupo de Bob Mould) un amor en común por "los sonidos de 1972, especialmente el Glam y el Rock Progresivo", en sus propias palabras. Completando la formación con Mark Cisneros en bajo y Devin Ocampo (ambos miembros de Medications) en batería, Deathfix hace honor a la mencionada época con más de una referencia a nombres como David Bowie, Queen, Big Star, Marc Bolan o Pink Floyd pero sin olvidar una cierta esencia noventosa (piensen en los momentos más armoniosos de Screaming Trees y Sonic Youth, por poner un par de ejemplos) y explayándose en un eclecticismo que, a pesar de todo, nunca pierde la coherencia. O sea, Punks adultos haciendo Rock clásico y elaborado pero con una soltura y una desfachatez que les quita cualquier atisbo de acartonamiento o superficialidad. De cabeza a lo mejor del año.


-Jello Biafra And The Guantanamo School Of Medicine "White people and the damage done" (2013)
Bueno, todo lo que haga Jello está siempre bien. Y más cuando viene acompañado de este Punk Psicótico tan a la Dead Kennedys.


-Low "The invisible way" (2013)
Con veinte años a cuestas, la banda insignia del así llamado Slowcore mantiene intacta su capacidad para emocionar y encantar con canciones tan delicadas (esas armonías vocales que quitan el aliento) como profundas y dolorosamente hermosas.


-Meat Puppets "Rat farm" (2013)
Los hermanos Kirkwood no detienen su marcha y nos traen otro desparramo de grandes canciones, siempre con ese tono entre rural y psicodélico y con ese espíritu entre revulsivo y juguetón que los caracteriza.


-No Joy "Wait to pleasure" (2013)
Tres años fueron, para mí, una larga espera desde aquel genial debut que fuera "Ghost blonde". Pero,a no desesperar, estas dos chicas (y un chico) canadienses nos vuelven a entregar una deliciosa golosina sonora a puro Shoegaze y Noise-Pop ensoñador y encantador.


-Red Hare "Nite of midnites" (2013)
Primero deberíamos hablar de Swiz. Tras ser despedido de la primera formación de Dag Nasty en 1986, el vocalista Shawn Brown se juntó con unos jovencitos inquietos (entre ellos, Nathan Larson, luego guitarrista de Shudder To Think) para expresar una visión del Hardcore washingotniano que parecía tender un puente entre la crudeza y la agresión de la vieja escuela y las nuevas sensibilidades post-Revolution Summer (imaginen algo así como una cruza entre Black Flag, Dag Nasty y cierto condimento casi metálico). En 1990, Swiz deja de existir y de sus filas surgen grupos como Bluetip, Retisonic (ambos liderados por el guitarrista Jason Farrell), Fury (una fugaz colaboración entre miembros de Swiz y Chris Thomson de Ignition y Circus Lupus), Jesuseater y Sweetbelly Freakdown, éste último una suerte de reunión de Swiz con otro nombre y un sonido un tanto menos virulento. Así, llegamos a Red Hare, básicamente una segunda re-encarnación de Swiz (con excepción del puesto de baterista, aquí ocupado por Joe Gorelick de Garden Variety, Bluetip y Retisonic. Todo queda en familia) pero con sus integrantes bien plantados en la adultez antes que en el desenfreno juvenil (aunque ciertas aceleradas, ciertos machaques y ciertos, nada despreciables, Blackflaguismos se mantienen ahí). Ojo, esto no significa que hayan perdido el fuego, por el contrario, aquí arde con renovada intensidad, al tiempo que se nutre de ideas y dinámicas mejor desarrolladas, dando como saldo un material que no tiene nada que envidiar a popes Post-Hardcoreros como Jawbox (casualmente, J. Robbins se encarga de la mezcla), SoulSide o Fugazi (casualmente, Dischord se encarga de la edición). En lo que a mí respecta, estamos ante el disco del año.


-Rival Schools "Found" (2013)
Esto no es material nuevo, se trata de aquel segundo disco (sucesor del genial "United by fate") que quedara inédito tras la disolución de Rival Schools y que hoy, diez años después, ve la luz del día de forma oficial. Sea cómo sea, es otra panzada del más delicioso Post-Hardcore al que Walter Schreifels y los suyos nos tienen acostumbrados.


-Alice Donut "Mule" (1990)
Jello Biafra (uno de los principales promotores de Alice Donut desde su sello Alternative Tentacles) los describió como una cruza entre Butthole Surfers y R.E.M. pero también podríamos agregar nuestras propias mezclas bizarras, como Jane's Addiction y NoMeansNo, Pixies y Tad o Meat Puppets y Scratch Acid (aún antes de que Nirvana llegara al estrellato ensayando fórmulas similares). Y, en definitiva, sólo estaríamos tratando de decir que estos dementes neoyorquinos son una de las bandas más personales y creativas en la historia del Punk y el Rock en general.


-Filter "Short bus" (1995)
No es por hacerme el pistola pero éste es el único disco de Filter que realmente me gusta. Y tampoco es que sea nada para volverse loco. Digamos que Richard Patrick y Brian Liesegang (cabecillas del grupo) aprendieron bien las lecciones de sus años en Nine Inch Nails (allá por principios de  los noventas) como para despacharse con su propia marca de Rock Industrial noventoso y guitarrero, en el cual, debajo de las ásperas distorsiones, los ritmos maquinosos y los climas desesperados, se podía hallar un gancho melódico que no hubiera desentonado en nombres como Jane's Addiction, Nirvana o Failure.


-Nerf Herder "How to meet girls" (2000)
Un nombre (Nerf Herder) tomado de Star Wars, canciones que suenan como el punto intermedio entre Weezer y Descendents, letras plagadas de loserismo y referencias a la cultura Pop, y producción a cargo de Joey Cape (cantante de Lagwagon) aseguran media hora de Power-Pop-Punk con el nerdismo en sus niveles más altos.

17 de junio de 2013

John Zorn & Moonchild en vivo, Buenos Aires 15/6/2013

Hipsters, metaleros, viejitos jazzeros, todos sentados en sus cómodas butacas sintiendo como sus cabezas explotaban por el cielo. La sensación de tensión contenida durante la hora de recital seguida de la subsecuente eyaculación en las improvs finales fue indescriptible, yo diría que jamás igualada en un show en vivo. Pocas veces puedo decir que se me ha escapado una lágrima de la emoción en un show. Bueno, debo decirlo de nuevo. He aquí el raconto realizado por Facundo Guadagno de lo sucedido ese viernes a la noche.

Por Facundo Guadagno Balmaceda. Fotos de Pablo Astudillo.

John Zorn volvía a nuestro país por segunda vez en dos años - la cátedra musical previa fue Masada - con una de sus creaciones más fantásticas de su carrera, Moonchild; ese trío conformado por Joey Baron, Trevor Dunn y Mike Patton, que luego se vio devenido en cuarteto con la inclusión de John Medeski. Durante este lapso hubo un saludable paso de la esquizofrenia originada al unir Heavy Metal, Rock y Free Jazz, para incluir un aura armónico muchísimo mayor y abrir la posibilidad de crear, con esta característica como denominador común, un álbum basado en las cruzadas templarias titulado "Templars: In Sacred Blood".


Aunque John Zorn presente al cuarteto como si fueran seres humanos, las caricias a los platillos cortesía de Joey Baron y el misticisimo que otorgan los punteos de Dunn - siempre con Medeski y su Hammond B3 para ambientar adecuadamente - nos hacen creer que estamos en presencia de hechiceros que bajo un extraño conjuro nos envían directamente al medioevo para dar comienzo al ritual con "Templi Secretum"; Patton se relame, uno puede conectarse con el músico y sus ansias de dar el grito que anuncia el comienzo oficial - ese templars desgarrador que era capaz de tirar el Coliseo abajo -. Analizando puntillosamente encontramos la clave jazzera del grupo con vocalizaciones dignas del Grindcore, es decir, diametralmente opuesto en teoría a lo que escuchamos detrás; primera fundamentación de Zorn sobre sus teorías, esta vez queda más que confirmado que los rótulos ya no existen. El misticismo, ese denominador que cubre completa la última obra de Moonchild, es la llave para que el grupo cumpla su cometido al transportarnos de era, así podemos degustar de "Evocation of Baphomet" o "Prophetic Souls", por nombrar solo dos ejemplos; de esta manera Trevor Dunn puede relamerse en compañía de Joey Baron al momento de dibujar bases rockeras o jazzeras para que luego Medeski cierre la impronta correctamente. Lo de Dunn merecería un párrafo aparte; el experimentado músico explora incansablemente sonidos con su instrumento bajo el género por el que la banda transcurra en ese momento. De Patton no está todo dicho; su versatilidad esta vez lo tuvo ejecutando cantos gregorianos y recitando de maneras como sólo lo ha hecho en proyectos muy personales, ya sea en "Murder Of The Magicians" o en "Secret Ceremony". Luego de haber interpretado ocho piezas y haber amalgamado la música extrema con la sacra, John Zorn saluda y se retira.


El público reclama impaciente el regreso de esos cuatro caballeros medievales y por suerte para los presentes esto sucede con Zorn conduciendo una improvisación con toda su experiencia bajo los hombros. Es en este momento en donde hay otra fundamentación en las teorías de Zorn, esta vez sobre cómo crear un auténtico ambiente musical desde el mero caos; el cuarteto dio una atmósfera que logró el cometido de transmitir un significado musical dentro la violencia, la crudeza y el desenfreno del grupo. John Medeski, un artista que vive cada nota como si fuera la última, construía un ambiente ecléctico e impredescible junto a la versatilidad y precision de Joey Baron que se encargaba de exigir su instrumento al máximo dentro de los límites que la improvisación entregaba. Al otro costado se encuentran Trevor Dunn y Mike Patton; el bajista ofreciendo cada nota desde su costado más íntimo al mismo tiempo que sus dedos recorrían los trastes del bajo pasando por una cantidad notable de estilos con una velocidad que demuestra por qué cuesta tanto definirlo en pocas palabras al momento de resumir su carrera artística; Patton emite gritos del inframundo en lo que parece una auténtica batalla templaria en la que los caballeros sufren horribles mutilaciones y sólo los chillidos, sonidos guturales o variaciones vocales de Mike pueden demostrarlo. Segunda despedida y regreso con pieza en clave Templars; partimos del ambiente sacro con Patton recitando y mutamos a un jazz dinámico y épico por igual en donde las vocalizaciones del vocalista se hacen más extremas conforme pasan los segundos.


John Zorn nos entregó otra porción de su genio por segunda vez en Buenos Aires; el compositor nos permitió apreciar la filosofía que construyó con más de treinta años de carrera bajo uno de sus espectros más desafiantes e innovadores. Sólo los que estuvimos presentes esa noche sabemos lo que es la experiencia emocional y corpórea que Moonchild ofrece.


Calculo que esto es lo más parecido a Naked City que llegaremos a ver en nuestras sudacas vidas

14 de junio de 2013

Cheating Spouses Caught On Tape - Midgetscleaner







Esta puta ciudad está regida por cerdos.
Detrás de una inmensa pared de desprecio que nos aplasta cada vez que pisamos las calles de la ciudad de los enanos yace esta agorafobia informe que rige el comportamiento de nosotros, los que vivimos en ella. Ciclópeas masas de carne fluyen por las calles, respiramos su odio cotidiano. Y lo poco que queda de nuestros cerebros entumecidos se estremece con cada bocanada de aire que damos.


Midgetscleaner continúa la premisa planteada por Rhetoric Disguise en su Tales From the City of the Midgets. Y si aquel disco ya nos presentaba un ataque a los sentidos desde todo punto de vista, como un reflejo de la inmunda vida cotidiana que nos rodea en esta ciudad, Midgetscleaner redobla la apuesta en términos de agresividad y nihilismo. Como todo clima generado por casi toda la música de CSCOT, este disco tiende hacia el eterno pesimismo. Midgetscleaner nos muestra nuevamente que, como era de esperarse, nada mejora, todo empeora y retrocede, la ciudad de los enanos solo sobrevive alimentándose de ellos mismos, en su irrefrenable instinto caníbal. Cada vez más asfixiante, cada día mas retrógrada, cada mes mas cínica, cada año mas inhumana.

Y juro que las obvias referencias a Godflesh y Scorn no tuvieron incidencia en esta review. Bueno, un poco si.



Si todavía querés escuchar esto, bajátelo acá

12 de junio de 2013

C-Men - Popgeräuschen



C-Men, un bizarro y enigmático dúo de José León Suárez nos presenta su último trabajo (el cuarto de su bizarra discografía), a través de su primer lanzamiento en CD por Zann's.

Bizarra es una adecuada descripción para la música de C-Men (nombre que calculo, es un retorcido juego de palabras aludiendo a los X-Men y al semen, como bien lo dijera el Dr. Sheldon Cooper en la serie "The Big Bang Theory"). La misma, en este disco en particular, al parecer está enmarcada en un trabajo conceptual sobre personajes también bizarros pero muy reales del Suárez natal del dúo, que despliega una inusual, ingenua y revulsiva visión de sí misma. ¿O podríamos decir del negativo de si misma? En una clara alusión a muchos conceptos musicales netamente Residentezcos, los C-Men deconstruyen en infinitos pedazos lo que hoy llamaríamos "música pop" para desparramarlos por el suelo y luego juntarlos en 11 piezas de anti-música. No una anti-música abrasiva y chocante al oído, sino todo lo contrario, una anti-música llena de melodía, hecha con pequeñas agrupaciones de notas que desbordan musicalidad, que pueden moverse de la balada a la música bailable, pero siempre informe, purulenta, chorreando un hediondo hectoplasma que jamás dejaría a nuestra alma apreciar su belleza a través de ningún otra lente que no esa la aberrante.

Como dije, la música de C-Men tiene mucho de los antiguos experimentos de los Residents, aunque también algo de los toques glitch en los vocales que hicieran famosos los Prefuse 73 y por sobre todo una clara influencia del retorcido sentido pop de Ariel Pink. Y por supuesto, aquí la presentamos con orgullo en este, su nuevo disco, Popgeräuschen.


Bajátelo acá.

10 de junio de 2013

Review: The Dillinger Escape Plan "One of Us Is the Killer" (2013)



Por Facundo Guadagno Balmaceda

En la música en general, pero con especial énfasis en el Heavy Metal, las fórmulas se desgastan; esto las convierte en predecibles, aburridas e indefectiblemente caen en el cliché. Por eso se mezclan géneros para dotar de vida a una escena que por momentos cae en terapia intensiva; tristemente para los inconformistas (me incluyo dentro de esta categoría) la mezcla de sonidos disímiles llega a un punto en donde no hay nada más que ofrecer sino bostezos. "One Of Us Is The Killer", la nueva placa de The Dillinger Escape Plan, demuestra que la predictibilidad y la falta de frescura son síntomas que merecen ser erradicados de raíz.

Abrir con "Prancer" es toda una declaración de principios: la banda está hambrienta de violencia, por ende, la apertura de su última placa se compone de una brutal mezcla de Mathcore con el Hardcore llevado hasta su punto cúlmine (mismo lugar al que llega la prodigiosa voz de Greg Puciato) . Cuando buscamos aire luego de un comienzo furioso nos encontramos con "When I Lost My Bet", una auténtico resumen en cuatro minutos sobre la epilepsia sonora que posee The Dillinger Escape Plan; una maestría en el eclecticismo musical que se desarrolla en todo el material. La imprevisibilidad, el denominador común de la obra, hace que al momento del análisis detenerse en temas específicos parezca absurdo; la banda exige que la repetición y la obviedad sean un pecado capital: si estamos próximos a situarnos en un género, Ben Weimann dispara esquizofrenias Mathcore, nos baja a ritmos densos, entrega sutilezas oscuras o retuerce nuestros nervios con disonancias según la situación lo demande. Nos encontramos en un panorama parecido en los momentos en los que Greg Puciato se decide pausar sus gritos para entonar sus características melodías épicas; mientras esto ocurre Billy Rimmer (batería) se encarga de llevar la complejidad a otro nivel junto a su aliado de melodías densas y opresivas, Liam Wison (bajo). Por otra parte el álbum se codea con situaciones que, dentro del Heavy Metal, deben ser interpretadas a la perfección para que el resultado no sea lamentable; por eso el tema homónimo no falla con su introducción digna de la banda sonora de una de James Bond, al mismo tiempo que "Nothing's Funny" y "Paranoia Shields" (con su guiño a Tomahawk en el comienzo) entregan estribillos eternos que se encuentran positivamente muy cercanos al Pop. "One Of Us Is The Killer" concluye como un punto altísimo en la carrera de los oriundos de New Jersey; mostrándolos experimentados y maduros, pero siempre (para alegría de los escuchas) irrespetuosos de los límites musicales.

Lejos de caer en obviedades y en yeites trillados de cualquier género que abarquen, Dillinger Escape Plan fundamenta que en la música pesada no está todo dicho, sino que la convivencia perfecta del jazz, soul o cualquier género que asome por la cabeza del músico, bajo la esencia desafiante, provocadora y auténtica del Heavy Metal, es posible, es más, abre un nuevo panorama para experimentar con música que se encuentre muy lejos de presentar un ápice de distorsión.

2 de junio de 2013

Bhutan - Behind Dead Woods




Bhutan es un trío Neuquino establecido en Buenos Aires, en parte gestores del colectivo musical Venado Records. Su música explota la vena experimental del drone, combinando densas capas sonoras capaces de crear los paisajes industriales desoladores del viejo Throbbing Gristle, con los riffs arrastrados y eternamente colgados de Khanate y Sunn O))). Esta combinación define una música firmemente plantada en el drone, género con el que ellos mismos se identifican 100%, pero un drone que paradójicamente presenta una gran variedad de matices climáticos extremadamente interesantes en cada uno de los tres pasajes que componen este altamente recomendable disco.


Descargalo acá